Visiones de lo que puede ser

 

Por Wade Frazier

Realidades, visiones y profecías alternativas

Qué hay y qué puede haber

Cómo son las cosas y cómo han llegado a ser así

Cómo puede ser

Cosas que se pueden hacer, desde ya

Notas al pie

 

Realidades, visiones y profecías alternativas

Hay relatos contemporáneos que hablan sobre las experiencias que algunas personas tienen en dimensiones más allá del plano físico. Casi siempre dicen que el tiempo y el espacio son atributos propios de la realidad física; no existen más allá de esta dimensión, o tienen propiedades que los seres físicos consideran raras, como el tiempo esférico en vez del tiempo lineal. Las personas que han tenido experiencias cercanas a la muerte cuentan que estuvieron muertas en la Tierra durante sólo minutos o segundos y que durante ese tiempo examinaron su vida instante por instante, con todo detalle. Einstein teorizó que el tiempo es relativo y tal vez lo es mucho más de lo que piensan los científicos.

En la obra de Jane Roberts, Seth describió el concepto de las realidades probables, que los autores de ciencia ficción han explorado en numerosas ocasiones. Las realidades probables, tal como Seth las concibe, son auténticas y están pobladas por “versiones” alternativas de los seres. Por ejemplo, yo estoy viviendo una vida que empezó en 1958. Versiones probables mías murieron en 1965, 1976 y 1989, mientras otras vivirán más tiempo que yo aquí en la Tierra. En algunas de esas vidas, mis yos probables eligieron otras carreras, como ser soldado, químico, informático y criminal. Seth dice que estas realidades probables son tan reales como la que estoy viviendo ahora, y esas versiones probables mías pueden ser tan escépticas acerca de mi existencia como yo de la suya. Jane Roberts y su marido dicen haber conocido a una de sus versiones probables, una versión que eligió una vida desagradable, y la experiencia les afectó profundamente.[1]

Cuando uno explora estas ideas puede hacer reflexiones extrañas sobre lo que es la realidad. Helen Wambach se especializó en regresiones hipnóticas. Empezó investigando el tema porque quería cuestionar la noción de la reencarnación. Hizo regresar a más de mil personas. Para su gran sorpresa, el 99% de los sujetos describieron otras vidas y otros tiempos con detalles secretos que posteriormente quedaron confirmados por la investigación histórica. Wambach publicó sus hallazgos en Reliving Past Lives y Life Before Life, libros que fueron publicados hace una generación. Durante sus investigaciones, algunos sujetos contaron detalles de vidas futuras. Entonces Wambach inició su investigación más provocadora: progresar a sujetos hipnóticamente a vidas futuras y, dentro de esas vidas, a periodos de tiempo específicos. No hay ningún otro estudio publicado con estas características.

Tanto durante las progresiones a vidas futuras como las regresiones a vidas pasadas, Wambach descubrió una anomalía estadística que constituye una de las pruebas más fuertes jamás presentadas de la existencia de la reencarnación. Hoy en día el misticismo es principalmente cosa de mujeres, ya que es una disciplina sutil que emplea principios femeninos. La anomalía estadística fue la siguiente: aunque el 80% de los participantes eran mujeres, en las regresiones a vidas pasadas la relación entre vidas como hombre y vidas como mujer era casi 50/50, algo inesperado si los sujetos “se lo estaban inventando”. Cuando Wambach hizo las progresiones a vidas futuras, la proporción de vidas para el periodo después de 2300 d. de J.C. era de un 50% de hombres, un 44% de mujeres, y un 6% andróginos.[2] Las estadísticas de las progresiones también sugieren que la población humana en la Tierra bajará drásticamente en años venideros.

Wambach murió antes de poder publicar los resultados de las progresiones a vidas futuras, pero en 1989 su colega Chet Snow publicó Mass Dreams of the Future. En ese libro, las progresiones a vidas futuras se dividían en cuatro categorías distintas. Los recuerdos de tipo uno eran de gente viviendo en estaciones espaciales o colonias en otros planetas. Los recuerdos de tipo dos describían el clásico plan New Age, con gente viviendo en paz y amor en medio de entornos pastorales, vistiendo ropa ancha y suelta, y disfrutando poderosas habilidades psíquicas. Esas sociedades estaban basadas en el amor. Los recuerdos de tipo tres eran de sociedades tecnológicamente avanzadas, bien subterráneas, bien dentro de entornos artificialmente cerrados. Vivían de esa manera porque los excesos industriales de las generaciones anteriores habían dejado inhabitable la superficie del planeta. Los recuerdos de tipo cuatro describían sociedades integradas por los supervivientes de un holocausto que había destruido gran parte de la civilización humana. Algunos de esos supervivientes vivían en el campo en una sociedad preindustrial, otros se buscaban la vida entre los escombros de las ciudades destruidas. Estos eran los principales pronósticos para el periodo de 2100 a 2200 después de Jesucristo según las progresiones.[3] Para después de 2300 después de Jesucristo eran un poquito más variados.[4] Las ideas místicas y de ciencia marginal contenidas en mi web quedan patentes en esos “recuerdos” de vidas futuras.

Los resultados que la investigación de Wambach arrojó concuerdan con el concepto de realidad probable del que habla Seth. Cada persona elige el futuro que experimentará y lo elige con las decisiones que toma hoy. El mañana viene de lo que se decide hoy. Seth dice que cada mañana, cuando abrimos la puerta de nuestra casa, la abrimos a una nueva realidad probable que hemos elegido. Este mundo es una realidad que hemos elegido todos, y las decisiones que tomemos hoy influyen sobre mañana, determinando su “progreso” hacia una realidad muy diferente basada en nuestras decisiones. Esta realidad en la que vivimos es una realidad cocreada, y cada uno de nosotros la crea. Es una idea paradójica y parece que no tenga sentido, pero la mayoría de las fuentes místicas están de acuerdo: cada uno de nosotros ha ejercido su libre albedrío para crear esta realidad cocreada. Esto es casi lo mismo que las descripciones del plano astral y de los Focus Levels (niveles de enfoque) que hace Robert Monroe. Los cielos, purgatorios e infiernos que nos esperan también son nuestras creaciones. Una diferencia primordial entre la realidad física de aquí y el plano astral es que en el plano astral queda mucho más obvio que creamos nuestra realidad. En este plano creamos nuestra realidad sobre todo de manera inconsciente, y entre todos hemos tenido que acordar muchas “reglas de base” (como la gravedad) para que esta realidad funcione, lo cual limita mucho nuestro “libre albedrío”. Hemos tenido que “dejar en la consigna” muchas elecciones y habilidades innatas al entrar aquí. Los 'maestros' terrenales simplemente son personas más conscientes que el resto de nosotros, y crean su realidad más conscientemente, realizando hazañas que parecen “infringir las normas”, como caminar sobre las aguas o multiplicar panes y peces.

Una vez que comprendemos el concepto de las realidades probables, vemos las profecías con ojos diferentes. Todas las profecías muestran realidades probables y todos los profetas saben que sólo describen lo que podría ser, no lo que debe ser. Cuando una profecía habla de calamidades, lo que quiere es que la gente le haga caso. Si la gente lo hace, el horrible futuro probable puede evitarse. El mejor profeta es el falso profeta. Jonás del Antiguo Testamento, por ejemplo, es un clásico falso profeta. Dijo a los habitantes de Nínive que su ciudad sería destruida si no se arrepentían y cambiaban. Los ciudadanos sí cambiaron y no hubo destrucción. Algunas probabilidades son más probables que otras y muchos profetas tienen una visión muy aguda de las probabilidades futuras. No es buena idea rechazar sus advertencias, porque puede hacer que las profecías “malas” se hagan realidad. Como regla general, se puede rechazar tranquilamente cualquier profecía que presente el futuro como imposible de cambiar. Las profecías sobre cambios planetarios están casi siempre relacionadas con el daño medioambiental que la humanidad ha infligido al planeta. Si dejamos de destruir el medio ambiente, los cambios o bien no tendrán lugar o serán más leves. En cambio, si continuamos destruyendo al planeta y a nosotros mismos, los cambios reales serán todavía peores que los peores cambios profetizados y la humanidad bien podría acabar exterminándose a sí misma.

Hecha esta advertencia, este ensayo explorará algunas visiones del futuro próximo. En su espectacular experiencia cercana a la muerte, Dannion Brinkley obtuvo mucha información profética que quedó registrada por el Dr. Raymond Moody. Luego, a medida que los eventos predichos fueron sucediendo, Moody perdió su escepticismo.[5] En 1994 Brinkley publicó su libro Salvado por la Luz, en el que dio a conocer el futuro probable que había visto. De este modo, alteró el futuro probable, ya que más personas tomaron conciencia del tema y pudieron ayudar a cambiarlo. En parte por esto las profecías posteriores no han sucedido como estaba previsto. El futuro siempre está en movimiento. No obstante, el Armagedón que Brinkley vio para los años 90 todavía podría tener lugar, ya que le dijeron a Brinkley que la fecha para que todo sucediera y el mundo cambiara radicalmente era el año 2004.

En 1964 el mentor de Tom Brown, el chamán apache Lobo Acechante, tuvo una serie de visiones que le mostraron un futuro tan terrible como el que vio Brinkley. Él también predijo cosas que luego sucedieron. Habló, por ejemplo, de “agujeros en el cielo”; una generación más tarde se descubrió el agujero en la capa de ozono.[6] Ningún profeta que merece el pan que come quiere ver sus visiones oscuras convertidas en realidad.

Una de las obras místicas más fascinantes es la de Dolores Cannon. Cannon se especializó en la regresión hipnótica a vidas pasadas, en parte como forma de terapia. A veces le "tocaba la lotería" y regresaba a alguien a una vida no humana o a un plano posterior a la muerte. Dos de sus trabajos más intrigantes nacieron a raíz de regresiones en las que los sujetos volvieron “accidentalmente” a vidas en las que habían conocido a Jesús y a Nostradamus. En el caso de Jesús, la sujeto regresó a la vida en la que había sido el tutor esenio de Jesús y Juan Bautista. Cannon relata estas regresiones en su libro Jesús y los Esenios, donde también da una descripción fascinante de los tiempos en los que vivió Jesús. Su maestría espiritual quedó patente ya de niño, un dato que el Nuevo Testamento también preservó.

El tutor de Jesús describió la crucifixión y resurrección de un modo muy similar al del Nuevo Testamento, pero desacredita la doctrina actual en torno a la muerte de Jesús. El tutor preguntó cómo alguien podía pagar los pecados de otra persona y rechazó el significado que el cristianismo da a la muerte de Jesús. Dijo que todos pagamos nuestros propios pecados. Nadie puede intervenir y pagarlos por nosotros. Dijo que Jesús nunca quiso que la gente le venerara. Que le recordaran y se maravillaran de él, sí. Vino aquí para guiar a la humanidad, para ayudarla a realizarse plenamente; no era su intención convertirse en objeto de veneración. El tutor también aconsejó nunca seguir a nadie ciegamente y dijo que el único diablo que existe está dentro de nosotros. Afirmó que Jesús volvería. Cuando le preguntaron por la filosofía de Jesús, dijo:

 

"[...] siente que el amor es la única ley a la que uno debe atenerse, por encima de todo. Y frente a eso, todas las demás palidecen por su insignificancia. Nosotros no le enseñamos esto. Llegó a esta conclusión a través de... ¿cómo lo digo?... discusiones interiores con su alma, y decidiendo su manera de sentir frente a determinadas cosas. El amor no puede enseñarse. Es algo que debe crecer. [...] Es importante no pensar maldades en tu corazón."[7]

 

Otra regresión muy exitosa fue cuando Cannon regresó a alguien a una vida en la que había sido alumno de Nostradamus, dando lugar a su obra más voluminosa, los tres tomos de Conversaciones con Nostradamus. Cuando Cannon regresó a la sujeto a su vida como alumno de Nostradamus, este entró en la habitación dentro de la vida pasada del alumno, se dio cuenta de lo que estaba pasando y se ofreció a hablar con Cannon. Era una situación muy inusual, el hecho de que el “blanco” en la vida pasada fuera consciente de que el hipnotizador estaba guiando al sujeto desde el futuro. Cuando ocurrió, Cannon sintió que se le pusieron los pelos de punta y se estremeció. Nunca le había pasado nada igual.[8] Así empezó un diálogo asombroso. Durante los siguientes años, Cannon envió a esa y a otras personas a hablar con Nostradamus. El tema central de las conversaciones fueron sus profecías, las misteriosas mil cuartetas. ¿Qué significaban? Sabiendo que a la Inquisición no le harían mucha gracia sus profecías y su modo de verlas, Nostradamus trabajó en secreto y habló en misterios. Incluso si Conversaciones con Nostradamus está totalmente inventado, es una obra absorbente y contiene información que, vista desde una perspectiva actual, resulta asombrosa. Por ejemplo, la Centuria II, quarteta 75, dice:

 

"La voz oída del insólito pájaro,

Sobre el cañón del respirar suelo,

Tan alta se elevará del grano la tarifa,

Que el hombre del hombre será antropófago."[9]

 

La interpretación estándar –una interpretación directa– habla de aviones, guerra en el espacio, hambruna y canibalismo. En el libro de Cannon, donde Nostradamus puede hablar larga y extendidamente, dice con respecto a esta quarteta que habrá una hambruna en la que las naciones con trigo no podrán llevarlo hasta las naciones que lo necesitan, principalmente porque las acciones bélicas interrumpen el transporte. También cuenta que el precio del trigo subirá tanto que las naciones que lo necesiten no podrán comprarlo.[10] Esto se escribió en los años 80.

En el capítulo 3 del informe State of the World, edición 1997, capítulo que versa sobre la preservación de las tierras de cultivo en el mundo, el autor habla sobre los problemas de la industrialización, especialmente en Asia oriental. Varias naciones asiáticas ya son dependientes del exterior para el suministro de cereales, es decir, tienen que importar más del 20% de su consumo. Las naciones en cuestión eran Japón, Taiwán, Korea del Sur, Malasia, Sri Lanka y Korea del Norte. Para poder ser autosuficiente en la producción de cereales un país necesita, como mínimo, unos 600700 metros cuadrados por persona. Japón, que tiene 190 metros cuadrados por persona, era el país con menos superficie. La tendencia a la industrialización, que convierte las tierras cultivables en carreteras y campos de golf, está colisionando con el incremento de la población en Asia. Si todo sigue igual que ahora, en 2020 la India será la única nación importante en Asia oriental que no dependa del exterior para su consumo de cereales, pero no por mucho. China apenas cubría sus propias necesidades en 1995 y al ritmo actual será dependiente del exterior antes de 2020. Los principales exportadores de cereales son los Estados Unidos, Canadá, Argentina, Australia y Europa, y las naciones que realmente los necesitan están en Asia. La profecía de Nostradamus no parece tan descabellada. Nostradamus veía probabilidades, y Conversaciones con Nostradamus es intrigante.

Esta sección terminará con dos de los probables futuros de la humanidad. Michael Roads es una especie de Dr. Doolittle moderno, un hombre capaz de comunicar con toda clase de conciencias, como animales, plantas, piedras, nubes, etc. Ha plasmado su odisea en una serie de cuatro libros: Talking with Nature ("Hablando con la Naturaleza"), Journey into Nature, Journey into Oneness e Into a Timeless Realm. Los sucesos que relata en el último libro tuvieron lugar antes de los otros tres libros, y este último libro es el más inusual de la serie. No obstante, para que el cuarto libro sea más entendible, es mejor primero leer los otros tres. Roads es un hombre sin pretensiones, gregario y humilde; unas características dignas de alguien con su trayectoria.

En Into a Timeless Realm, Roads describe una experiencia extracorporal que tuvo en la que pasó una noche entera viajando por diferentes planos de conciencia. Mientras viajaba con su mentor, un ser de otro mundo, Roads visitó dos probables futuros de la especie humana, ambos situados unos 300 años en el futuro. Según el mentor de Roads, los futuros probables que visitaron sólo eran dos de un número infinito de posibles futuros, pero estaban en los dos extremos del espectro: sociedades que elegían el amor, y sociedades que no.

Una era peor que la ciudad de Los Angeles en la película Blade Runner, mientras otra era un mundo maravilloso a cuyo lado una película de Disney palidecería. En esta nota al pie se describen ambos mundos con bastante detalle.[11]

En resumen, la realidad infernal se había creado porque las personas no optaban por el amor, y la realidad celestial existía porque sus habitantes sí elegían el amor. El amor es el único modo en el que esta realidad puede empezar a moverse en esa dirección.

 

Qué hay y qué puede haber

“Nunca te conceden un deseo sin concederte también la facultad de hacerlo realidad. Sin embargo, es posible que te cueste trabajo”. - Richard Bach[12]

“Si quieres ser un verdadero idealista practicante, entonces cada paso que das en el camino debe ser digno de tu meta”. - Seth[13]

“No estáis compitiendo con otras especies, ni estáis en ninguna competición natural con vosotros mismos. Tampoco el mundo natural es de algún modo el resultado de la competitividad entre las especies. Si esto fuera así, no tendríais mundo”. - Seth[14]

"La última debilidad de la violencia es que es una espiral descendente, engendrando lo mismo que busca destruir. En lugar de disminuir el mal, lo multiplica. [...] Utilizando la violencia, puedes matar al que odia, pero no matas el odio. De hecho, la violencia solamente hace crecer el odio. [...] Devolver violencia por violencia multiplica la violencia, añadiendo una oscuridad todavía más profunda a una noche ya desprovista de estrellas. La oscuridad no puede expulsar el odio; sólo el amor puede hacer esto". - Martin Luther King, Jr.

 

La visión del idealismo que tiene Seth no es una fantasía tipo Peter Pan, sino que refleja un entendimiento del funcionamiento de la Creación. No es posible hacer del mundo un lugar más pacífico matando a los “malos”, porque el acto de matar siempre lleva a más, como han señalado Martin Luther King, Jr. y muchos otros. Nunca habrá una guerra que ponga fin a todas las guerras. Sólo la paz puede hacer eso. El camino al infierno no está empedrado de buenas intenciones, como dice el refrán, sino de actos que violan esas intenciones. Seth dijo que nunca ha habido ni habrá justificación para la violencia, porque los medios se convierten en el fin. Este es más o menos el primero y también el más iluminado mensaje sobre la acción práctica que jamás he recibido de una fuente mística.

 

Cómo son las cosas y cómo han llegado a ser así

El ser humano es un mono desnudo e inteligente que salió de su hábitat natural hace millones de años, cambiando su conducta y dieta muchas veces para poder sobrevivir en entornos inhospitalarios. Desde el momento en que abandonó su casa primordial en la selva tropical, la principal actividad del hombre siempre ha sido la obtención y el consumo de energía.

Todos los animales están diseñados para comer comida viva. El alimento óptimo para los grandes simios, el componente principal de su dieta natural, es la fruta. El simio inteligente, sin embargo, se apartó de su dieta y comportamiento natural cuando se volvió capaz de manipular su entorno. El hombre fabricó armas mejores y durante 30.000 años vivió feliz como cazador-recolector, hasta que las presas fáciles quedaron extinguidas a escala mundial. Entonces tuvo lugar la Revolución de la Domesticación, probablemente por necesidad, y entonces el ser humano adquirió la capacidad para manipular y destruir su entorno como nunca antes. Las nuevas conductas humanas más peculiares fueron la guerra organizada y la esclavitud. Al inicio de la Revolución de la Domesticación, la población humana fue de unos cuatro millones. En el momento del siguiente gran cambio, la Revolución Industrial, la población había aumentado a unos 800 millones. La Revolución Industrial ayudó a acabar con la esclavitud. Permitió al hombre explotar la energía de manera extraordinaria, y también le dio los medios para manipular y destruir el medio ambiente de manera extraordinaria.

Las sociedades en las que se inició la Revolución Industrial no disponían de los recursos necesarios para industrializarse. De hecho, la primera y más industrializada nación, Gran Bretaña, era la que menos recursos domésticos explotables tenía. Si estas sociedades pudieron industrializarse fue porque habían conquistado el mundo y aprovecharon su posición para requisar los recursos que necesitaban. Los pueblos imperiales eran con creces los más violentos del mundo (por eso prevalecieron) y explotaron sin piedad las tierras conquistadas. A medida que más aspirantes se apuntaron al juego imperial, el mundo se volvió demasiado pequeño para sostener sus prácticas y el Siglo XX vio cruentas guerras cuyo fin era determinar quién se quedaba con el privilegio de saquear el planeta. Estados Unidos salió vencedor, con una hegemonía global casi incontestada. Llamó a la guerra más devastadora que la Tierra jamás ha visto "la guerra buena” y remató la faena tirando bombas nucleares sobre civiles de manera gratuita. Las guerras industriales fueron tan destructivas para los pueblos y el medio ambiente que todas las civilizaciones corrían el riesgo de perecer. Las clases dirigentes de las sociedades industrializadas dejaron de poder usar la violencia contra sus sujetos domésticos como lo habían hecho antes y tampoco pudieron realmente luchar entre sí, así que desencadenaron una violencia casi ilimitada contra sus sujetos coloniales, y en el Siglo XX la manipulación de la mente de la clase imperial se convirtió en una auténtica ciencia.

Estados Unidos fue el corazón del imperialismo industrial durante el siglo pasado. Su población tiene el cerebro más lavado del mundo justamente porque tiene un gobierno nominalmente democrático y su opinión cuenta. En el año 2002 el continente prevaleció sobre el contenido hasta tal punto que parece que la sombría profecía de Orwell se ha cumplido. La mayoría de los que viven dentro de la pesadilla ya no son ni capaces de verlo, y esto también lo predijo Orwell. Si consideramos que el Secretario de Defensa de Estados Unidos ha declarado que la actual Guerra contra el Terror será virtualmente perpetua; que Estados Unidos, en su misión por apoderarse de todas las tierras con petróleo y otros recursos codiciados, ha puesto a casi la mitad de los países del mundo en la lista negra; que tanto el presidente como el vicepresidente de Estados Unidos están metidos en el bolsillo de los intereses energéticos de manera descarada; entonces la pesadilla sí se ha cumplido y estamos corriendo hacia un futuro que puede ser cada vez peor.

Como ha afirmado su presidente no electo y semialfabetizado, Estados Unidos es, por definición, bueno y las víctimas que se resisten son, por definición, malos. Este presidente también amenazó al planeta entero declarando que estaba "con nosotros, o en contra de nosotros". El documento que teóricamente limita el poder presidencial, la Constitución, se ha convertido en una reliquia sin sentido. El presidente no electo ha recibido poderes casi ilimitados para iniciar guerras y ahora, en agosto de 2002, se está debatiendo abiertamente sobre la invasión de una de las naciones más ricas en petróleo del mundo y apenas nadie se opone o señala la ironía. (Los “debates” que hubo en el Congreso en septiembre de 2002 no cuestionaron la invasión en sí, sino que eran sobre la mejor manera de llevarla a cabo. Esto es típico: los halcones protagonizan los debates y no hay ni una sola paloma auténtica a la vista). Irak ya ha sufrido una destrucción genocida a manos de Estados Unidos, una destrucción iniciada por el padre del actual presidente.

La guerra continua de la que hablaba Orwell ha sido declarada. La guerra es la paz, la libertad es la esclavitud y la ignorancia es la fuerza. La realidad está al revés: ahora los vicios son virtudes. Personajes poderosos muestran pública y orgullosamente conductas que son inaceptables para los niños de cinco años y poca gente parece darse cuenta o molestarse. Orwell escribió que las masas pueden deshacerse de la élite manipuladora tan fácilmente como un caballo se quita las moscas de encima sacudiéndose; lo único que tienen que hacer es despertar. Las masas, desgraciadamente, no piensan, sino que agitan banderas, y esto también lo predijo Orwell. Actualmente Estados Unidos está militarizando el espacio para fines ofensivos y las posibles consecuencias son casi demasiado horribles para imaginarlas.

En el mundo más “racional” de la ciencia reina otra ceguera. La suposición más cegadora de la ciencia actual es que sólo hay cinco sentidos y que estos (o sus extensiones, como los telescopios, microscopios, radiotelescopios, etc.) nos cuentan todo lo que podemos llegar a saber. En realidad, los así llamados escépticos son simplemente defensores arduos del materialismo. En cambio, todos los gigantes de la ciencia tenían una visión mística. El materialismo actual es una ideología, al igual que el nacionalismo, el comunismo, el capitalismo y todas las religiones organizadas. Quizá el materialismo sea la más seductora de todas, porque parece ajustarse a lo que nuestros sentidos y nuestra mente racional nos cuentan. Como dice Seth, nuestros sentidos son unos mentirosos maravillosos. El hecho de asistir durante una semana al curso del método Silva ha roto las suposiciones  materialistas de más de un científico. Cuando uno se da cuenta de que los cinco sentidos sólo cuentan parte de la historia, nuevos horizontes se abren.

A lo largo de la historia el hombre fue agotando unas fuentes de energía y descubriendo otras, hasta que encontró el petróleo, que se convirtió en el nuevo supernegocio más o menos en el mismo momento en que se inventó una ideología que ensalzaba la codicia. El mismo magnate que rápidamente se apoderó de la nueva industria petrolera, Rockefeller, también empezó poco después a practicar la ingeniería social. Fundó la institución que hoy en día domina la ideología económica, creó el paradigma médico actual y se metió en la banca y otras instituciones, corrompiéndolas todavia más. Hace unos cien años, un inventor llamado Tesla ideó la manera de electrificar el mundo y persiguió la energía alternativa y no contaminante, pero otro magnate le fastidió los planes. Como descubrí de primera mano, la energía alternativa ha sido suprimida despiadadamente a escala mundial durante todo el siglo pasado. Realmente existe energía alternativa no contaminante, así como tecnologías antigravedad. Gente cercana a mí ha asistido a demostraciones. Algunas de estas tecnologías pueden haber sido copiadas de naves extraterrestres capturadas. La nueva energía ya está aquí pero está siendo suprimida [nota del traductor: Wade Frazier define "nueva energía" como "energía obtenida de fuentes que la física de los libros de texto no reconoce actualmente como viables"]. Y no solamente está siendo suprimida, sino que casi nadie sospecha que esto está ocurriendo. Incluso algunos de los grupos más iluminados de Estados Unidos tienen objeciones ideológicas y se burlan de los hechos, tachándolos de “teoría conspiracional”. Su materialismo les ciega y su inefectividad se debe en parte al hecho de que son económicamente impotentes. Su visión todavía no abarca un mundo donde el pastel económico puede ser cien veces mayor de lo que es ahora, un mundo en el que ya no sería necesario luchar por preservar el diminuto trozo del pastel que les toca a los pobres. En ese mundo la nueva energía catalizaría la redistribución de riqueza más grande y más democrática que el mundo jamás ha visto. Ya nadie necesitaría luchar por su trozo del pastel; habría pastel ilimitado para todos. Los activistas que no tengan en cuenta esto pueden tener todas las perspectivas radicales brillantes que quieran, pero no harán más que atacar las ramas de la situación, no la raíz.

Es hora de que los pueblos del mundo tomen su destino económico en sus propias manos y acaben con el Juego de Suma Cero. La supervivencia de la humanidad puede depender de ello.

La visión que presento a continuación es una visión "radical" en el sentido original de la palabra, es decir, una visión que intenta llegar a la raíz de las cuestiones. Este es el objetivo de todo radicalismo digno, pero el sistema orwelliano estadounidense ha convertido la palabra “radical” en un epíteto despectivo. Casi todos los grupos humanos en la Tierra están cegados por su ideología en mayor o menor medida. El problema con las ideologías no es que existan, sino que la gente las confunda con la realidad. Una ideología no es más que una teoría complicada, una manera artificial de ver el mundo, y toda teoría está equivocada, como incluso Einstein tuvo la franqueza de admitir. Las ideologías ciegan a los que creen en ellas de manera dogmática. Las meras suposiciones en las que la ideología se ha basado se confunden con la realidad y  nadie vuelve a cuestionarlas. Esto, sin embargo, impide el progreso. De hecho, todos los grandes avances de la ciencia han tenido lugar cuando alguien ha cuestionado las suposiciones del paradigma dominante.

El paradigma desde el que la humanidad ha operado durante los últimos 10.000 años es el que yo llamo el Juego de Suma Cero. Es un juego basado en la suposición de escasez, sobre todo la escasez de energía. Este paradigma ve el mundo en términos de “yo gano, tú pierdes” y “si yo no te mato a ti, tú me matarás a mí”. El objetivo primario de las apropiaciones de tierras y otras formas de explotación de la tierra y las personas siempre ha sido el control de las reservas de energía (comida, madera, petróleo, etc.). Desde los albores de la civilización la élite ha controlado no solamente las reservas energéticas, sino también la inteligencia y capacidad manipulativa humanas, que son los tres factores que juntos han llevado al auge del ser humano. Sin embargo, la única energía auténtica que existe es el amor, y las luchas por la energía (el poder) que la humanidad ha vivido han estado relacionadas con el aprendizaje sobre el amor. Si elegimos el amor, el futuro maravilloso de Roads se acercará para la mayoría de los seres humanos actuales. En cambio, si seguimos optando por el miedo y la inconsciencia, será más probable que se cumpla el futuro sombrío o uno todavía peor, ya que posiblemente exterminemos nuestra propia especie y nos carguemos la ecosfera del planeta en el proceso. En todo caso, hay que tener claro que, no importa cuán inconsciente parezca la humanidad; lo que suceda será nuestra elección.

 

Cómo puede ser

Como postula el concepto de las realidades probables, nadie tiene el futuro grabado en tabletas de piedra. El futuro depende de nuestras acciones hoy. Nuestras acciones dependen de lo que vemos y pensamos, y esta sección va destinada a los occidentales más que a ningún otro grupo, porque trata sobre lo que podemos hacer y lo que podemos crear, si queremos.

Una nueva energía respetuosa con el medio ambiente puede acabar con el paradigma del Juego de Suma Cero y hacer posible una abundancia sin límite, tanto para los seres humanos como para todas las criaturas en la Tierra. Sin la nueva energía, el cambio de paradigma probablemente no puede tener lugar.

Las elecciones a las que la humanidad se enfrenta en cuanto a su supervivencia a largo plazo son obvias. Estas son algunas posibilidades.

 

  1. El ser humano vuelve a vivir en su hábitat natural (la selva tropical), come su dieta natural (mayoritariamente fruta) y vive en un estado de Edén. En estas circunstancias la Tierra probablemente puede sostener a un millón de personas.

  2. Volvemos a ser cazadores-recolectores, el estilo de vida que adoptamos después de salir del trópico. Cuando el hombre hubo exterminado todos los animales grandes y fáciles de matar en la Tierra, éramos unos cuatro millones, y el número máximo de personas que la Tierra puede sostener con el estilo de vida cazador-recolector no es mucho mayor.

  3. Adoptamos una cultura similar a la del noroeste pacífico, que fue una de las pocas civilizaciones medioambientalmente sostenibles que la Tierra ha conocido. Las personas vivían del océano construyendo sus poblados al lado de los ríos donde los peces venían a desovar/frezar. Probablemente hubo varios millones de nativos viviendo en esta cultura antes de que el hombre blanco apareciera y la destruyera. Hoy en día hay pocos lugares en la Tierra donde este modo de subsistencia es posible, puesto que la mayoría de aquellos ecosistemas ha sido destruida. Si la tierra pudiera recuperar los bosques arrasados y el clima se estabilizara en el estado anterior al calentamiento, habría muchos lugares en la Tierra donde una economía basada en el pescado podría prosperar. Esta manera de vivir quizá podría sostener a unos cincuenta millones de personas, aunque no es la dieta ideal para el ser humano; harían falta el cultivo de fruta y la recolección para suplementar este estilo de vida.

  4. Adoptamos las prácticas de otros nativos de América del Norte, como la economía de las grandes praderas (basada en la caza del bisonte), la economía medioambientalmente respetuosa de los bosques orientales (agricultura combinada con caza y recolección), o los métodos sostenibles de la milpa del México actual. La cultura caribeña de los taíno también parece que fuera bastante sostenible, combinando la agricultura, la recolección y la pesca marina. En resumen, las prácticas de agricultura que no deforestan la tierra ni perturban el suelo son las más sostenibles. Había muchos pueblos viviendo así en el Nuevo Mundo (en gran parte porque no había animales para tirar de arados). Si el hombre usara las prácticas suaves de las praderas, los bosques y las milpas, la Tierra podría hospedar a cientos de millones de seres humanos. También la Amazonia puede ser un entorno conscientemente creado y gestionado.

  5. El 99% de la raza humana se despierta y  se quita con suavidad las cadenas que el 1% de la élite le ha puesto y empieza a usar una energía nueva que es inocua para el medio ambiente. Podríamos usar nuestra inteligencia y capacidad manipulativa de manera cada vez más iluminada y refinada, creando una cultura respetuosa con el medio ambiente y las criaturas que nos acompañan en este planeta, llegando incluso a tener una relación con la naturaleza que es mutuamente beneficiosa. Con tecnologías que ya existen o están a punto de desarrollarse podemos crear una sociedad mundial que sea inofensiva para el medio ambiente y que pueda dar alimento y cobijo a más de diez mil millones de personas con un nivel de vida muchas veces mayor del que tenemos ahora.

 

En el resto de este ensayo me dedicaré principalmente a mostrar cómo puede hacerse realidad la quinta opción. Para ello, la humanidad necesita empezar a sanarse y abrir su corazón colectivo, empezar a quererse los unos a los otros y negarse a ser manipulada por los que han elegido el camino espiritual oscuro, que juegan con la humanidad como si fueran marionetas y soldaditos de plomo. El despertar puede ser doloroso al principio, pero permanecer dormido dolerá mucho más e incluso puede que sea un suicidio.

La energía nueva y alternativa ha sido suprimida clandestinamente a escala mundial por una oligarquía energética que no solamente quiere preservar el tinglado energético que tiene montado, sino también la mayor herramienta para manipular a la especie humana. Muchos pioneros de la energía alternativa han sufrido tremendamente a manos de los gángsteres energéticos y han tenido que andar solos, pero sus peores adversarios han sido la inercia e indiferencia de las masas y la traición por parte de sus aliados. Si cincuenta personas hubieran apoyado a Dennis Lee como lo hicimos el Sr. Profesor y yo, quizá tendríamos la nueva energía hoy. Si cien personas hubieran apoyado a Dennis, habríamos conseguido la nueva energía con facilidad. El problema es que a lo mejor no hay cien personas dispuestas a comprometerse hasta ese punto, así que esta web sigue otra estrategia: conseguir que el mayor número de personas comprenda lo que podría ser, lo que hay en juego. Sólo hace falta que un mero 1% de la población se haga consciente y se preocupe lo bastante como para simplemente considerar las posibilidades. Ya con esto se podrá generar una conciencia y un esfuerzo suficientes para superar la resistencia de los gángsteres energéticos sin que hagan falta más héroes o mártires.

Teniendo nueva energía, una energía no contaminante e inocua para el medio ambiente, podríamos producir y catalizar los siguientes cambios a corto, medio y largo plazo.

 

 

A corto plazo

  1. Instantáneamente se dejaría de producir dióxido de carbono, el principal gas invernadero en el que influye el hombre. Sean cuales sean las teorías alternativas sobre el cambio climático, el dióxido de carbono tiene una capacidad real para atrapar la radiación y sólo quienes están en el bolsillo de las compañías petroleras lo niegan. Con el cese inmediato de la producción de gas invernadero terminaría también el componente del efecto invernadero asociado con él. La amenaza catastrófica del calentamiento global podría desaparecer inmediatamente.

  2. La mayor preocupación de los criminales que dirigen el Imperio Americano es el control sobre las fuentes de energía en el mundo. La última gran mentira que nos venden, la Guerra contra el Terror, podría fácilmente desencadenar la III Guerra Mundial, que podría matar a gran parte de la humanidad. Si tuviéramos la nueva energía, ya no habría fuentes de energía que adquirir y controlar, y desaparecería al menos esta espada que cuelga sobre nuestra cabeza colectiva.

  3. Desaparecería la industria energética y, con ella, quizá la cuarta parte de los gastos de Estados Unidos. Al mismo tiempo, la producción de máquinas de nueva energía llevaría a una bonanza económica y una redistribución de la riqueza sin precedente. El nivel de vida en Estados Unidos dejaría de bajar rápidamente y la nueva energía estimularía la economía mundial como nunca se ha estimulado antes. Habría “perdedores” a corto plazo, sí, pero el mismo despertar que hiciera realidad la nueva energía también podría generar la conciencia de que hay que aliviar el malestar a corto plazo de quienes dependen de los ingresos de los combustibles fósiles.

  4. La mayor causa de la contaminación del aire, incluida la lluvia ácida, es la quema de combustibles fósiles. Con la nueva energía, casi toda esta contaminación aérea desaparecería inmediatamente. Las personas dejarían de tener problemas respiratorios, los árboles y las plantes dejarían de enfermar, los bosques dejarían de morir y los océanos dejarían de acidificarse.

  5. Ya no habría vertidos de petróleo ni daños medioambientales causados por la extracción de petróleo, las minas de carbón y las otras prácticas para la obtención de energía.

 

A medio plazo

  1. La experiencia humana siempre ha girado completamente en torno a la adquisición, la preservación y el consumo de energía, energía que siempre ha sido escasa o finita. Por esto, durante los últimos 10.000 años hemos vivido con un paradigma que yo llamo el Juego de Suma Cero, es decir, la idea de que uno sólo puede mejorar su posición en la vida explotando a los demás. Nada acabaría mejor con la ilusión de escasez y el paradigma del Juego de Suma Cero que la nueva energía. Si la gente se quitara la venda de los ojos, descubriría unas vistas que hoy apenas se puede imaginar.
  2. La humanidad parece ser una especie inteligente, consciente. El final del Juego de Suma Cero también significaría el final de la desesperación callada en la que mucha gente vive. Ayudaría a abrir su corazón y daría vía libre a su potencial mental. El sistema actual en el que vivimos está diseñado para atontar a la población, pero si esta empieza a despertar, se acabó el juego. Cuando la inteligencia humana se pone al servicio de un corazón despierto, tiene una fuerza tan grande que pocos ahora son capaces de imaginarla. Con el despertar que la nueva energía puede catalizar, la inteligencia y la imaginación pueden florecer como nunca antes han hecho.
  3. Hay muchas cosas sencillas con las que se podría mejorar la vida de las personas ahora mismo. Por ejemplo, más de un millón de los camioneros que mantienen funcionando el sistema consumista viven en su camión; hoy en día existe tecnología que permitiría a todos dormir en su propia casa cada noche. La única razón por la que no lo hacen es porque hay unas vendas ideológicas, como la desgastada y cada vez más inviable ideología capitalista.
  4. Existen muchas curas para las enfermedades a las que sucumben los occidentales. Sin embargo, están siendo suprimidas por codicia. La inmensa mayoría de la población se deja llevar a la tumba, víctimas fáciles de la manipulación. Si la gente en Occidente despierta, puede desechar los paradigmas letales que le son vendidos actualmente y adoptar otros paradigmas cuerdos, suaves y sanos.
  5. El uso actual del agua es insostenible. Las capas freáticas están bajando en todo el mundo, principalmente por la sobreexplotación para la agricultura. Esto está causando una destrucción medioambiental a gran escala, incluyendo la salinización del suelo. Con la nueva energía, aplicada inteligentemente, podríamos construir plantas de desalinización en los océanos mismos y bombear el agua desalinizada a la tierra. Lo primero y más iluminado que podríamos hacer con ese agua sería restaurar el nivel de las capas freáticas. Además, los residuos sólidos del proceso de desalinización podrían sustituir la minería. El agua desalinizada también podría emplearse para volver fértiles las regiones que la actividad humana ha convertido en desierto (véase más adelante). Las dos principales causas de las muertes infantiles en el mundo son el aire y el agua contaminados. Actualmente el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, dos instituciones basadas en la codicia, están promocionando la privatización del agua, incluso en Estados Unidos, lo que ya ha causado epidemias entre los pobres. La desalinización con nueva energía podría proporcionar agua limpia y gratuita a todos los seres humanos del planeta.
  6. Habiendo nueva energía, nada impediría el uso de máquinas para extraer dióxido de carbono de la atmósfera y, de este modo, bajar el nivel de los gases invernadero hasta su estado preindustrial. Ya existen organizaciones que se dedican a esto, pero sus máquinas suelen necesitar combustibles fósiles para operar y esto resulta un tanto contradictorio. Otra ventaja es que los gases extraídos de la atmósfera pueden usarse en la revolución química, como contaré más abajo.
  7. Los paradigmas dominantes en Occidente son realmente locos. El único poder que se vende a los consumidores occidentales es el poder para consumir. Obramos con la ideología más destructiva y suicida jamás inventada: minamos la tierra, consumimos parte y desechamos el resto (y vertimos los residuos en los pobres). El consumo no tiene nada malo en sí (aunque los estadounidenses son los seres humanos más gordos de la historia) pero la tremenda destrucción que ha infligido a la humanidad y al mundo no es nada saludable. La nueva energía puede catalizar tanto los medios como la motivación para deshacer este daño. Todos los vertederos tóxicos y depósitos de residuos (incluso nucleares) pueden ser minados. De esta manera, no solamente se elimina un gran problema, sino que también los materiales recuperados se reciclan y se usan como materia prima para fabricar cosas nuevas.[15]

 

Cuando termine el Juego de Suma Cero, la gente también puede empezar a contemplar maneras para reducir el daño que su existencia causa a los demás. Esto nos lleva a las posibilidades que nos ofrece la nueva energía a largo plazo.

 

A largo plazo

El auge de la especie humana fue posible porque el ser humano supo emplear su inteligencia y capacidad manipulativa para explotar nuevas fuentes de energía. La nueva energía puede catalizar un nuevo paradigma (ninguna otra cosa tiene tantas posibilidades ni está tan cerca de lograrlo) y, una vez logrado esto, nuestra inteligencia y capacidad manipulativa, trabajando al servicio de un corazón sanado, pueden crear un futuro increíble para la humanidad. Llevo treinta años ponderando las posibilidades de la nueva energía. Son muchos años, y durante ese tiempo me he dado cuenta de muchas cosas. Las posibilidades que ahora presentaré sólo son algunas de todas las posibles y no son nada descabelladas. El mundo maravilloso del futuro que Roads vio no es tan irreal como puede parecer. En lo que me queda de esta vida la humanidad todavía puede dar grandes pasos hacia ese mundo. A continuación vienen algunas posibilidades.

 

  1. La química actual suele estar enfocada en la codicia y los beneficios. La nueva energía, sin embargo, puede dar pie a un nuevo paradigma para la química. La mayoría de las sustancias que ahora se emplean para limpiar las cosas (el cloro en el agua potable; los detergentes para la ropa y otros jabones; la lejía y otros limpiadores domésticos) pueden reemplazarse con peróxido de hidrógeno, oxígeno y ozono. Cuando estas tres sustancias “deterioran“ se convierten en agua y oxígeno, es decir, no quedan residuos contaminantes. Son infinitamente reciclables, carecen de impacto ecológico y con la nueva energía se pueden crear en cantidades virtualmente infinitas. Esto último es importante porque los agentes tóxicos actuales son usados principalmente por su persistencia. El cloro sigue un tiempo activo en el agua y va matando a los microorganismos. El ozono hace lo mismo pero desaparece rápidamente. Con la nueva energía sería posible crear ozono e introducirlo en el agua de manera continua. El gobierno estadounidense quiere que el ozono sustituya al cloro en la purificación del agua dentro de diez años. Incluso esta es sólo una medida intermedia porque, si en las plantas de desalinización se destilara el agua, nada de todo esto haría falta. En el caso del peróxido de hidrógeno, el oxígeno y el ozono, con la nueva energía simplemente se aumentaría la energía de los electrones para luego limpiar con ella. Esta práctica no generaría ninguna contaminación y mantendría el entorno humano totalmente limpio sin el uso de productos tóxicos. La nueva energía puede abrir unos nuevos horizontes para la química que irían mucho más allá de los productos de limpieza.

  2. El ser humano ha conseguido reproducir artificialmente su capacidad manipulativa y su inteligencia. La reproducción de la capacidad manipulativa se inició con la era de las máquinas, y la reproducción de la inteligencia con la era del ordenador. Ambas eras se encuentran todavía en su infancia. La mayoría de los ambientalistas proponen resolver los problemas energéticos de la humanidad con medidas basadas en la austeridad, como montar en bici. La nueva energía puede –y debería– hacer trizas estos antifaces austeros. El mundo maravilloso que Roads vio era muy avanzado tecnológicamente, sobre todo en la manipulación y el uso amorosos de la energía. El mundo infernal que visitó, no obstante, también era tecnológicamente avanzado. Lo importante, pues, no es el nivel tecnológico, sino si la motivación subyacente es el amor o la falta de amor. Si hay amor, la inteligencia y la capacidad manipulativa pueden alcanzar niveles actualmente inimaginables y acercarse a ese futuro maravilloso que puede aguardarnos a todos, si lo queremos. Yo creo en los ordenadores. Creo que tienen un potencial especialmente grande cuando son combinados con las máquinas. La desaparición del paradigma del Juego de Suma Cero también dará rienda suelta a la sorprendente cantidad de ingenio que existe ahora mismo pero que es suprimida en nombre de la codicia, como dijo el mentor de Roads. La robótica se encuentra todavía en su infancia, y la combinación de nueva energía, máquinas e inteligencia puede crear maravillas que los autores de ciencia ficción contemporáneos apenas pueden imaginar. Nuestros científicos son capaces de manipular la materia al nivel atómico y de hacer chips de ordenador cada vez más pequeños y rápidos, pero nuestros métodos para la producción de energía no son mucho más modernos que cuando vivíamos en cuevas. Este contraste es una de las muchas contradicciones alucinantes en el mundo actual, y a lo mejor algunas personas empezarán a preguntarse si esto es normal o si algo falla. Con una robótica cada vez más sofisticada, las máquinas podrían encargarse de muchas tareas, y nadie tendría por qué trabajar para nadie, a no ser que quisiera hacerlo.

  3. Aunque las personas parecen ser listas, es posible que la revolución de la alta tecnología no sea solamente obra nuestra, sino que fuera parcialmente asistida por tecnología extraterrestre, tecnología que o bien recibimos o bien robamos. La misma gente que mantiene tapada la nueva energía también está tapando la antigravedad. Conozco a gente que ha visto demostraciones en lugares subterráneos, gente que conozco y de la que me fío. Los enterados saben que el ejército posee tecnologías que están unos diez años por delante de lo que está públicamente disponible hoy. La gente del mundo clandestino supranacional (para la que hasta el presidente estadounidense no es más que una marioneta ignorante) dispone de tecnologías que van unos cien años por delante de las que tenemos los ciudadanos de a pie. Según fuentes que yo respeto, como los pleyadianos de Barbara Marciniak, esta gente no solamente tiene antigravedad y nueva energía, sino también la capacidad para crear ilusiones holográficas similares a las de la holocubierta de Star Trek. Solamente alguien con habilidades espirituales desarrolladas puede distinguir entre la ilusión holográfica y la realidad; una razón de más para empezar a explorar el mundo interior y desarrollar nuestras habilidades innatas. Una vez que la humanidad deje el mundo clandestino al descubierto y vuelva a responsabilizarse suavemente, se pueden realizar avances tecnológicos tremendos. Los círculos en los cultivos (crop circles) probablemente son obra de nuestros amigos extraterrestres, que intentan despertarnos suavemente.

  4. La Revolución de la Domesticación fue la primera vez que la humanidad creó entornos artificiales. Una casa es un entorno artificial. Una granja es un entorno artificial donde se cultivan plantas artificialmente manipuladas que pueden proporcionar calorías útiles para el ser humano. La razón para crear entornos artificiales es que el ser humano no está bien adaptado para vivir en la Tierra, al menos no en grandes números, es decir, más de un millón. Para que más de un millón de seres humanos puedan vivir felizmente en la Tierra, deben usar métodos artificiales. Esto no tiene nada malo de por sí. Desgraciadamente, el ser humano ha ido creando sus entornos artificiales a expensas de todas las otras formas de vida. No tiene por qué ser así, como explico a continuación.

  5. Los mejores y casi los únicos creadores de suelos son los bosques. Los suelos son la base para toda la vida terrestre, y la prodigiosa destrucción de los bosques bien podría acabar con la vida terrestre, al menos durante un tiempo, hasta que los océanos (si les queda algo de vida) puedan generar otra vez las condiciones que hace varios cientos de millones de años hicieron posible la vida terrestre. Nada introduce mejor energía y nutrientes en los biomedios terrestres que los árboles. ¿Qué ha hecho el ser humano con los bosques y por qué? Originalmente, el ser humano, como todos los primates, vivía en la selva. Cuando salió de la selva y del trópico, tuvo que recurrir a fuentes de alimentación fuera de la selva. Una vez agotadas estas fuentes, la única opción que le quedó fue convertir la selva misma en energía útil. Empezó a talar los bosques y a quemar los árboles para sacarles energía. La energía convertida en madera fue empleada para construir moradas y otras estructuras, y la luz solar que antes caía sobre los bosques ahora hacía crecer plantas para el consumo humano o pastos para animales destinados al consumo humano. Al talar los bosques, el ser humano interrumpió el ciclo hidrológico creado por los árboles, ciclo que hacía posible la vida terrestre, y con sus prácticas agrícolas terminó destruyendo los suelos que los bosques habían creado. La primera región donde el ser humano desarrolló sus actividades agrícolas a gran escala fue el así llamado Creciente Fértil. La deforestación, la agricultura del arado y la irrigación acabaron destruyendo los suelos y hoy en día la región es poco más que un gran desierto. Ahora vemos la misma dinámica en todo el planeta. Antes hicieron falta miles de años para convertir el Creciente Fértil en desierto. Con los métodos industriales modernos lo estamos haciendo mucho más rápido en el resto del planeta.

  6. Todos los usos de la madera pueden ser sustituidos con la nueva energía. Ni siquiera necesitaríamos las tierras que ocupan los bosques. Estos podrían empezar a crecer y recuperarse. Incluso podríamos "cultivar" los bosques de manera iluminada. Ya no necesitaríamos la madera para energía. De hecho, no solamente habría una revolución de la nueva energía y una revolución química, sino también una revolución de los materiales (algo que había ocurrido en los dos mundos futuros que Roads vio). Si las prácticas mineras han sido tan destructivas, ha sido –otra vez– porque la cantidad de energía disponible era limitada. La corteza de la Tierra se compone de aproximadamente un 85% de oxígeno, silicio, aluminio y hierro, en unas proporciones tales que –si hay abundante energía disponible– todo podría convertirse en vidrio, acero y aluminio sin generar residuos, y todo podría ser usado y reciclado indefinidamente. Sin embargo, no hay abundancia de energía, sino escasez, y en el mundo rigen unos paradigmas basados en la codicia y otros pecados capitales. Como resultado, casi nadie piensa siquiera en las maravillas que se podrían hacer con la química. No sería un salto tan grande inventar replicadores como los de Star Trek, donde la materia (desde la comida hasta el contenido de los wáteres) es reciclada continuamente, la energía es añadida y los elementos son recombinados para nuevamente ser útiles. Esto no es nada descabellado. De hecho, nuestro ecosistema ya funciona así: la comida se convierte en desecho que luego se convierte en comida. El sol aporta la energía que impulsa todo el proceso. Con la nueva energía podríamos impulsar el proceso de modo artificial pero, eso sí, permitiendo que la naturaleza hiciera su trabajo. El ser humano todavía está muy lejos de sustituir a la naturaleza y crear vida; la ingeniería genética actual puede llegar a ser suicida. Es mucho mejor y más beneficioso simplemente proporcionar a las plantas y a los organismos microscópicos la energía y los nutrientes que necesitan para crecer de modo sano y natural.

  7. Con la nueva energía, la antigravedad y materiales tecnológicamente avanzados podríamos construir edificios de cristal y acero que no necesitasen ocupar espacio en el suelo. Las moradas y hasta ciudades enteras podrían construirse en pilares o incluso debajo de la tierra. Esta se quedaría sin ser molestada o se podría aprovechar para vergeles y patios de recreo que tuvieran todas sus necesidades de luz y agua cubiertas. Podría haber ciudades de veinte kilómetros de diámetro flotando en los océanos, totalmente estables y estacionarias (si quisiéramos que fueran estacionarias) y podríamos crear entornos inmensos para vivir, recrearnos y, quizá lo más importante, para la agricultura.

  8. Estos edificios contarían con una climatización perfecta. Cada habitación podría ser tan calurosa o fría, húmeda o seca, luminosa u oscura como se deseara. En estas ciudades y granjas abovedadas el aire siempre estaría limpio y fresco y los cultivos crecerían en condiciones óptimas. Las bóvedas podrían protegerse con campos de fuerza, de modo que ni un pájaro pudiera lastimarse chocando contra ellas, y con tecnología holográfica podrían tener la apariencia de una montaña. En caso de terremoto se activarían amortiguadores antigravedad, eliminando la amenaza de catástrofes naturales (muchos de los cambios violentos que ahora vemos en la tierra probablemente se deben a la degeneración espiritual de la humanidad y al daño que está infligiendo, así que este fenómeno desaparecería en gran parte).

  9. Mucha “materia prima” que podría emplearse para el suelo de estas granjas cubiertas ha quedado depositada en los ríos debido a la erosión causada por la deforestación y la agricultura. Sería fácil “minar” este sedimento (total, en general no hace más que molestar), quitarle las sales marinas y las toxinas fabricadas por el hombre, y usar lo que queda como base para este suelo (otra posibilidad sería la hidroponía). Teniendo un entorno cubierto y unas condiciones perfectas, medio acre de tierra o incluso menos puede cubrir todas las necesidades de una persona en cuanto a fruta y los otros alimentos vivos que los seres humanos estamos diseñados para comer. Se podrían construir granjas multipiso en todo el planeta que tuvieran su propio suministro de alimento. Así los habitantes ya no dependerían de comida importada, como es el caso de Occidente ahora. Las ciudades y las granjas se fusionarían. Se podrían construir hogares totalmente independientes en cualquier lugar del mundo, hasta en la Antártida. Las grandes ciudades desaparecerían puesto que, por un lado, ya no serían necesarias y, por otro, tampoco nadie querría vivir en ellas. Todas las personas podrían vivir en pequeñas comunidades, e incluso un lugar tan densamente poblado como la isla de Manhattan podría volver a ser un bosque.

  10. Si los occidentales están destruyendo el medio ambiente, si son tan obesos, si es tan fácil lavarles el cerebro, si mueren fácilmente de enfermedades prevenibles y se dejan matar por la medicina moderna, se debe, en gran parte, a que están desconectados del mundo natural. A los niños en Estados Unidos les cuentan que los Big Mac crecen en campos de hamburguesas y otros cuentos similares. Los estadounidenses necesitan volver a conectar con la naturaleza. Una buena manera para comenzar es cada uno cultivar su propia comida o, al menos, participar en el proceso. Las granjas multipiso abovedadas que he descrito antes todavía son cosa del futuro, pero esto no significa que no podamos hacer nada. Todos los animales están diseñados para comer alimentos "vivos". Para mí personalmente, la experiencia culinaria suprema siempre ha sido comer la fruta directamente del árbol y coger arándanos del arbusto. Así era nuestra vida en la selva tropical y no hay alimento más sano o más sabroso para el ser humano que la fruta. Varios eslabones de la cadena alimentaria occidental se han degenerado. Simplemente cultivando la fruta a escala local y recolectándola nosotros mismos (o recibiéndola el mismo día o la misma semana de su recolección) ya podemos mejorar mucho nuestra salud, reconectar nuestra mente y nuestro espíritu con la naturaleza, y ver el mundo con un corazón y unos ojos sanos.

  11. Como comenté antes, si hay vida terrestre en la Tierra hoy en día es, en gran parte, gracias a los bosques. Con la nueva energía y la revolución de los materiales, ya no haría falta madera como combustible ni para construir casas ni muebles. En Estados Unidos se usa cada vez menos el papel para imprimir información. Raras veces imprimo textos de mi ordenador, sino que lo leo todo en la pantalla. Hay muchos otros métodos para mostrar información. Las palabras pueden mostrarse en pantallas de ordenador o en tabletas VCL con forma de libro; se pueden proyectar en gafas de sol, en paredes o en la retina; o incluso se pueden hacer audibles con tecnología de generación de voz. Está claro, pues, que con un poco de ingenio podríamos eliminar totalmente el uso del papel para la transmisión de información.[16] En esencia, toda la fibra vegetal es simplemente agua y aire convertidos en celulosa por la fotosíntesis, y todas las fibras animales (la lana, por ejemplo) son otras transformaciones de la luz solar. Las fibras sintéticas ya han sustituido la celulosa y las fibras animales en muchas cosas. Las fibras orgánicas todavía podrían tener alguna aplicación, pero podríamos emplear algodón o cáñamo cultivados en los entornos cubiertos que antes he descrito. También la madera podría emplearse para algunas cosas, pero sería madera obtenida de árboles recién muertos, sin dañar el medio ambiente. Incluso el papel higiénico podría reemplazarse con agua tibia guiada por láser, quizá añadiéndole un poquito de peróxido de hidrógeno y otro agente esterilizador (¡y un secador!). No sería difícil técnicamente, considerando las otras posibilidades que estamos repasando. En resumen, podríamos prescindir totalmente de la madera y del papel, y ni siquiera necesitaríamos la tierra que antes ocupaban los bosques para cubrir nuestras necesidades energéticas. Los bosques podrían ser otra vez lo que eran antes: un hogar para sus habitantes y un lugar de recreo para el ser humano. Quiero experimentar los bosques como lo hizo Roads. Podría haber algunos lugares que no fueran bosques, sino “llanuras” cuidadas por el ser humano, como también había en el futuro maravilloso que vio Roads, pero no tendría que haber muchos.

  12. La minería tal como la conocemos hoy desaparecería en gran parte. A lo largo de la historia se ha extraído tanta materia prima de la Tierra que reciclándola podemos cubrir todas nuestras necesidades sobradamente. Ya no serían necesarias las carreteras y podríamos “minarlas” perfectamente, liberando el suelo que cubren y permitiendo que se recupere y sane. También los vertederos podrían ser minados. La desalinización del agua del mar podría aprovecharse para obtener otros materiales y para limpiarlo, un poco como la extracción de dióxido de carbono de la atmósfera. Si todavía hiciera falta alguna actividad minera, sería poca actividad en pocas minas, y sin generar residuos, ya que, por un lado, casi todo serviría para algo y, por otro, los pocos “residuos” auténticos que no sirvieran para nada podrían convertirse en rocas estables que no soltaran sus componentes. Una vez obtenido todo lo necesario, la mina se cerraría y pasaría a ser un lago, un parque o un bosque.

 

Con tal abundancia, el Juego de Suma Cero terminaría y ya nadie necesitaría o desearía mantener cuentas. En el futuro maravilloso que Roads vio, no había dinero ni tampoco ideología económica (de hecho, no había ideología de ninguna clase). La serie Star Trek muestra un futuro donde el dinero y la acumulación de posesiones materiales son reliquias de un pasado primitivo. En realidad, Gene Roddenberry no estaba describiendo un futuro tan fantástico.

He pasado muchos años imaginándome las posibilidades y profundizando en las áreas, y ninguna de las ideas que he presentado es descabellada. Una vez que termine la supresión y la humanidad dé rienda suelta a su corazón y mente, podemos tener el mundo que Roads vio en tan sólo trescientos años. Algo que podríamos tener mientras yo todavía viva son cúpulas de cristal en vez de electromagnéticas.

La visión que he presentado puede parecer demasiado grande e imposible de lograr, especialmente teniendo en cuenta la situación actual en el mundo. Soy estadounidense y sólo me puedo dirigir a los estadounidenses para decirles lo que podemos hacer para realizar esta visión. No obstante, muchas de estas ideas las pueden perseguir los pueblos de otras naciones también. Desafortunadamente, la supresión de la nueva energía es a escala mundial. La única nación en la Tierra que quizá esté libre de la manipulación de los gángsteres energéticos es China, pero quedarse esperando a que los chinos desarrollen la nueva energía no me parece la estrategia más eficaz. Muchas veces me han preguntado si alguna nación menos corrupta que Estados Unidos podría perseguir la nueva energía. Tom Bearden y sus amigos conocen el juego y están intentando fabricar sus aparatos fuera de Estados Unidos. Mientras me acuerdo de Tom y de sus amigos en mis oraciones, buscar héroes que nos salven es de locos y también supone renunciar a nuestra responsabilidad. Mientras las personas sigan jugando a ser víctimas y vean el mundo en términos de héroes y malos, las visiones arriba descritas no se harán realidad. Todos somos creadores y va siendo hora de que actuemos como tales. La próxima sección, por tanto, va dirigida a mis compatriotas y trata sobre lo que podemos hacer, ahora mismo, para que las visiones arriba expuestas sean posibilidades reales.

 

Cosas que se pueden hacer, desde ya

Desenchufarse – Estados Unidos cuenta con el sistema de lavado de cerebro más sofisticado y sutil de la historia. Fue diseñado por personas que querían controlar a la humanidad y convertir a los estadounidenses en peones sin pensamiento. Suena fuerte pero no es ninguna “teoría conspiracional”, sino un proyecto de ingeniería social que data de más de un siglo y que es fácil de investigar y comprobar. Los estadounidenses han sido “atontados” como no lo ha sido ningún pueblo en la historia humana, y el mundo que Orwell describía se ha hecho realidad. Tanto los que practican el lavado de cerebro como los que lo sufren niegan su existencia; también esto lo predijo Orwell. El proceso de adoctrinamiento empieza casi en la cuna. Asesinos de masas y ladrones como Cristóbal Colón y George Washington son presentados como héroes en las escuelas, hay días festivos en su honor y se relatan auténticos cuentos de hadas sobre su vida. La historia que se enseña a los niños estadounidenses es un puro invento. Los hechos desagradables no se mencionan o se encubren, y los pocos hechos positivos son exagerados o incluso inventados. Las noticias producidas por los medios de comunicación corporativos no son más que cuentos de hadas para adultos. Casi todo el sistema mediático estadounidense es pernicioso, pero la herramienta de lavado de cerebro más efectiva es la televisión (no solamente por la programación aburrida y los anuncios, sino también porque probablemente se están aplicando técnicas subliminales). Apagar el televisor bien puede ser la manera más efectiva para empezar a detener el lavado de cerebro. El segundo paso sería dejar de consumir las otras formas de medios de comunicación corrientes. Quien quiere despertar hace bien sumergiéndose en medios de información alternativos, principalmente aquellos no pertenecientes al mundo corporativo. Casi todo lo que nos han enseñado es mentira. Una vez que alguien ha salido del sistema, una vez que ha roto con la máquina, puede volver y observar, y entonces se dará cuenta de que no ve más que basura, basura que tampoco tendrá el mismo gusto que antes, y ya no volverá nunca más. Los manipuladores intentan crear consumidores no pensantes, infantiles y fácilmente manipulables (¡los estadounidenses son consumidores consumados!). Quien quiere desconectar, pues, tiene que dejar de consumir compulsivamente (entre otras cosas) y simplificar su vida.

Limpiarse - Antes he hablado sobre cómo limpiar el planeta, pero todo lo grande empieza pequeño, en casa de cada uno. El proceso de sanación tiene un componente esencial que es la limpieza de la mente, del cuerpo y del espíritu. Desenchufar forma parte de la limpieza mental. En cuanto a la limpieza del cuerpo, se pueden hacer cambios en la conducta, como basar la dieta mayoritariamente en comida viva, ayunar regularmente y hacer ejercicio, preferentemente en la naturaleza. La autodepuración también pasa por la eliminación de vicios letales como son el tabaco y el alcohol, y por beber agua pura. Respecto del agua pura, cabe señalar que en algunos países se añade un residuo tóxico industrial al agua potable y se dice que es medicina. Me refiero a la fluorización del agua, una práctica horripilante. Aunque se han suprimido las pruebas durante más de cincuenta años y ha habido científicos cuya carrera fue destrozada cuando lo demostraron, el ion del flúor daña el cerebro humano. Cuando sabemos de las otras actividades dirigidas a controlar nuestra mente, nos podemos hacer la pregunta: ¿será casualidad lo del flúor? El flúor envenena el cerebro y degrada los dientes; llamarlo medicina es, en el mejor de los casos, una locura. Si suficientes personas se enteran de los hechos, quizá terminará la fluorización.

Ser amable - Como documentó Elisabeth Kübler-Ross, la reacción inicial ante una situación desagradable o inevitable, como la muerte, es la negación. Después vienen el enfado, la negociación, la depresión y la aceptación, y a veces también la trascendencia y la iluminación.[17] En el momento de escribir este ensayo, el verano de 2002, la mayoría de estadounidenses está en la fase de la negación o la del enfado, o una combinación de los dos. Después de los ataques contra el World Trade Center la gente no hacía más que agitar la bandera alocadamente. Era una reacción clásica encaminada a reducir la disonancia cognitiva: los atentados demostraron que hay personas en el mundo que tienen razones para odiar a Estados Unidos; la gente huyó de esa realidad desagradable refugiándose en la bandera, que es el símbolo vacío de la religión secular de Estados Unidos, el patriotismo. Cuando la población se encuentra en este estado, hay que tratarla con amabilidad, aunque fuera por la sencilla razón de que tiene miedo y es peligrosa. Tratarla con dureza no ayudará a despertarla, sino que provocará más negación de su parte. No olvidemos tampoco que muchas personas llevan armas. En tiempos difíciles los herejes pueden acabar en la hoguera. Como señalaron Martin Luther King, Jr., Gandhi y otros, la violencia sólo engendra más violencia; necesitamos el bálsamo de la amabilidad. En Estados Unidos hay decenas de millones de Guerreros Jóvenes que se guían principalmente por la ley del más fuerte, pero la solución de los problemas no va por ahí. Quizá la única esperanza de la raza humana radica en intentar solucionar nuestros problemas con amabilidad, con suavidad. Puede que sea la única vía que funcione. Por ejemplo, abogo por apartar a criminales como Bush y compañía del poder. Para empezar, porque ya no queda duda de que George Bush hijo no fue elegido; el Tribunal Supremo intervino de forma criminal para colocarle en su puesto. Ahora Bush intenta justificar la invasión de Irak con una sarta de mentiras. Sólo esto ya es razón suficiente para apartarle del poder, pero no de cualquier manera; no deben usarse métodos no éticos o violentos. Existen medios legales y suaves para apartarle del poder, como la celebración de un referéndum a escala nacional. Se le podría enjuiciar e incapacitar como presidente, aunque el Congreso y el Senado son sus cómplices y no podemos esperar gran cosa de ellos. Otra posibilidad sería desmantelar el poder ejecutivo o incluso Estados Unidos como tal. Puede parecer imposible que la población general despierte hasta ese punto pero no hay otra manera. La violencia no es una opción. Los medios se convierten en el fin y el uso de métodos duros sólo empeoraría las cosas. Las personas que dirigen las cosas desde el lado oscuro quieren que reaccionemos con miedo, odio y violencia, porque así nos mantienen en una espiral espiritual negativa que pueden explotar.

Ir hacia dentro - Todas las religiones han traicionado las enseñanzas de los maestros en que se basan. Esto no significa que los maestros en cuestión no estuvieran iluminados. Todos se dieron cuenta de que el viaje hacia dentro es el camino a la iluminación. Occidente materialista mira hacia afuera y por eso está tan degenerado. El curso del Método Silva enseña a conseguir estados de meditación profunda en cuestión de horas y sin bagaje religioso alguno. Para los occidentales este puede ser el método más adecuado para aprender rápidamente poderosas técnicas de meditación. Robert Monroe, Bruce Moen y otros han trazado caminos que cualquier persona puede seguir, pero es un viaje hacia el interior. La meditación y la oración no son procesos intelectuales y para Occidente es muy difícil, si no imposible, describirlos. No obstante, pueden ayudar a alcanzar la iluminación y hoy más que nunca necesitamos gente iluminada andando entre nosotros. Simplemente darse cuenta de nuestra luz interior ya ayuda mucho a establecer la iluminación en la Tierra. Algunos de los actos más poderosos que uno puede realizar se desarrollan dentro de su cabeza y su corazón.

Recordar - Otro paso, relacionado con el viaje hacia el interior, es volverse más atento. Es un acto de elevar la conciencia humana. Las almas mayores pueden acceder más fácilmente a los recuerdos de vidas pasadas; el viaje hacia dentro también ayuda a recordar mejor cosas de la vida actual, y a recordar cosas más importantes. Muchas de las cosas que los estadounidenses han olvidado son cosas básicas de la vida, cosas que, como decía Robert Fulghum, habíamos aprendido a los cinco años. Ni siquiera hace falta que todo sea un recordar místico, sino simplemente un darse cuenta de cuáles son las cosas importantes de la vida, como el amor, la verdad y la integridad.

Actuar - Es fácil vivir iluminado en la cima de una montaña. Es mucho más difícil hacerlo en medio del mundo, especialmente el actual. Hoy más que nunca necesitamos acción iluminada. En Occidente la gente a menudo equipara “acción” con violencia. Sin embargo, Gandhi fue activo, y Martin Luther King, Jr. también. Decir que la violencia es “activa” y el pacifismo débil o inactivo es un ejemplo de una dicotomía falsa. Ahora hay más oportunidades que nunca para la acción suave, iluminada, sanadora. Esta clase de acción, sin embargo, la realizan mejor personas con un corazón íntegro. La acción basada en el miedo sólo lleva al desastre, especialmente ahora. Quizá lo más importante que nadie puede hacer hoy en día es actuar al servicio del amor, y cuando alguien tiene el corazón despertado, no necesita que nadie le diga qué hacer; simplemente lo sabe. Nadie que llame a la violencia está operando desde una perspectiva iluminada.

Perdonar - El mundo actual está lleno de miseria, violencia y explotación. Hay mucho que perdonar. El auténtico perdón no consiste en ser un "campeón espiritual" capaz de "perdonar" violaciones, sino en darse cuenta de que cada “violación” es una experiencia creada conjuntamente. Cuando hay perdón verdadero, la dinámica de los sucesos del pasado puede sanarse y olvidarse, y la perspectiva de víctima desaparece. De este modo se abre un espacio para que entre la perspectiva de creador, y aparece otra dinámica muchísimo más divertida y amorosa. El mundo maravilloso que Roads vio no se hizo realidad imponiendo “justicia”, venganza u otros actos relacionados. El perdón auténtico puede ayudar a disolver el miedo y el odio que existen hoy en el mundo, especialmente el perdón hacia uno mismo.

 

Estas, pues, son cosas que podemos hacer ahora mismo. A lo mejor cuesta creer que podamos cambiar la situación así, pero estas sugerencias realmente pueden ayudar mucho a sanar la humanidad y el planeta. Quizá sólo podemos salir del lío en que estamos metidos elevando nuestra conciencia y luego actuando en armonía con nuestras percepciones aumentadas. Aquí presento mi opinión sobre lo que creo que está pasando y cuáles son nuestras posibilidades a corto plazo, y también cuento cómo fue el proceso de crear esta web. La nueva energía es el primero y más importante paso hacia las visiones presentadas en este ensayo, y el principal objetivo de mi web es concienciar acerca de lo que hay en juego y lo cerca que estamos de poder sanar el planeta. Depende de nosotros.

 

Notas al pie

[1] Véase Susan Watkins, Conversations with Seth, Volume Two, capítulo 16, págs. 431-454.

[2] Véase Snow, Mass Dreams of the Future, p. 157.

[3] Véase Snow, Mass Dreams of the Future, p. 117.

[4] Véase Snow, Mass Dreams of the Future, p. 160.

[5] Salió una cosa graciosa en las visiones de Brinkley. Predijo que un vaquero actor con las iniciales “RR” sería presidente de Estados Unidos en 1980 y cuando Moody le preguntó quién podría ser, Brinkley respondió: “Robert Redford”. Por supuesto, en 1980 Ronald Reagan ascendió a la presidencia y desde entonces Moody no ha dejado de pinchar a Brinkley por su error.

[6] Véase Tom Brown, The Quest.

[7] Véase Cannon, Jesus and the Essenes, p. 222.

[8] Véase Cannon, Conversations with Nostradamus, volume one, p. 26.

[9] Véase Robert Lawrence, The Complete Prophecies of Nostradamus, p. 68.

[10] Véase Cannon, Conversations with Nostradamus, volumen 1, págs. 258-260.

[11] Roads, al ser granjero y ranchero, eligió primero este contexto durante su visita al mundo probable que no había elegido el amor. Roads y su mentor visitaron una fábrica lechera. En nuestro mundo actual, ingenieros genéticos al servicio de las grandes empresas agropecuarias intentan descaradamente crear la clase de fábrica que Roads visitó en aquel mundo. El arte de la ingeniería genética había alcanzado su cúspide. Las vacas habían sido criadas y manipuladas hasta tal punto que ya no eran más que una cabeza sin ojos y orejas, un torso sin patas, y una ubre gigantesca. Literalmente recibían por un lado comida líquida en la boca a través de unos tubos y, por otro lado, emitían leche de la ubre a la máquina de ordeñar. Las vacas se habían convertido en una combinación de carne y máquina parecida a los Borg (una especie de la serie Star Trek) y ya no eran llamadas "vacas", sino "unidades de vaca". Las unidades de vaca, pues, pasaban su vida entera conectadas a las máquinas de comer y ordeñar. Mientras Roads miraba, dos trabajadores vinieron andando y pararon en el puesto de una unidad de vaca cuya producción había bajado. Después de observarla durante unos momentos, uno de ellos puso algún aparato que parecía un bolígrafo contra la cabeza de la unidad de vaca, se escuchó un sonido agudo como de silbido, y la unidad de vaca murió al instante. A continuación desconectaron la vaca de la máquina y la depositaron en un carrito que había acudido automáticamente. Este carrito se llevó a la unidad de vaca a otro edificio donde tiró la vaca muerta a una cuba en la que rápidamente se disolvió. El contenido de la cuba servía de materia prima para criar nuevas unidades de vaca, que eran incubadas en úteros artificiales e iban creciendo hasta que estaban preparadas para incorporarse al proceso de producción.

Roads salió de la fábrica lleno de asco y repugnancia. Su estado desencarnado le permitía sentir el estado mental y emocional de los seres en aquel mundo. Las unidades de vaca emitían una intensa sensación de discordia y miseria, y a Roads le daba miedo imaginar el efecto de esa leche en las personas que la bebieran. Luego Roads y su mentor visitaron la granja donde se cultivaba la comida para las unidades de vaca adultas. El campo era de un color verde brillante y en él crecían unas plantas que parecían hierba y crecían tan rápidamente que se veía a simple vista de ojo. Una especie de gran cortacésped flotaba continuamente sobre el campo, cortando y aspirando las plantas. Al enfocar la escena con los ojos de su espíritu, Roads otra vez tuvo una sensación profunda de discordia, esta vez de las plantas. Retrocedió, miró a su alrededor, y se dio cuenta de que no había espíritus de la naturaleza alrededor, esos devas que ayudan a criar toda la vida vegetal en nuestro planeta actual. Roads encontró espíritus de la naturaleza a lo largo de todos sus viajes pero aquella fue la única realidad en la que los espíritus de la naturaleza se habían ido totalmente.

Roads tuvo la oportunidad de visitar un hospital en aquella realidad pero rechazó la oferta. Entonces su mentor le llevó a una ciudad. Del mismo modo en que la fábrica lechera había tenido un alto nivel de ingeniería genética, la ciudad evidenciaba un alto nivel tecnológico. No obstante, se parecía más al mundo de Blade Runner que al de Star Trek. Aquella sociedad había creado una aleación de plástico y acero que era virtualmente indestructible e increíblemente fuerte. Las ciudades eran muy altas; llegaban a tener kilómetros de altura. Los niveles bajos de la ciudad eran como la ciudad de Los Ángeles en Blade Runner: estaban envueltos en un crepúsculo perpetuo y un fuerte hedor lo invadía todo. Era una zona empobrecida donde casi todas las personas eran jóvenes. Cuando Roads preguntó por qué no había gente mayor, su mentor le contestó que los tratamientos médicos estaban reservados para las personas que tenían suficientes “créditos”, el dinero de aquella realidad. Cuando alguien en los niveles bajos se volvía enfermo o débil, recibía gratis una pastilla que le proporcionaba una muerte indolora. Aquella realidad estaba basada en los principios de la codicia y la indiferencia.

En aquella realidad ya no había guerra organizada porque ahora era "uno contra todos". Roads y su mentor empezaron a ascender a los niveles altos de la ciudad, y poco a poco había más luz y menos pobreza. Llegaron a donde vivían los ricos, y fue asombroso. Había enormes parques llenos de flores, llanuras verdosas, montañas lejanas, arcos iris permanentes. ¡Eso ya era mucho mejor! Pero se dio cuenta de que aquello no era realmente posible, esas cosas allí arriba, en lo alto de un rascacielos. Entonces su mentor le dijo que mirara con los ojos de su espíritu, y Roads vio que toda la escena extraordinaria era una minuciosa ilusión holográfica. Las personas ricas que iban paseando, aparentemente felices, estaban realmente en un estupor químicamente inducido. Quien tuviera los "créditos" necesarios podía comprar una existencia ilusoria pero fabulosa. La mayoría de las personas en ese nivel creían que estaban experimentando la realidad, no una ilusión cuidadosamente creada. Incapaces de diferenciar entre las ilusiones holográficas y la "realidad", vivían en un estado de engaño perpetuo. Y eran los “ganadores” de aquella sociedad. Roads observó que las personas en el infierno de los niveles bajos estaban más en contacto con la realidad que los ricos engañados, y su mentor sonrió y dijo: “¿Qué es la realidad?”.

Roads pensó que, considerándolo todo, las personas en los niveles altos tenían una situación mejor que las personas en los niveles bajos. Había muchas personas mayores en las áreas ricas, aparentemente muy sanas, y los niños vivían desnudos en un entorno caluroso y seguro. Incluso si su vida era una ilusión holográfica inducida por drogas, ¿no era, al menos, una vida placentera? El mentor de Roads le dijo que la gente de los niveles bajos era abandonada a su suerte, buscándose la vida, pero que el cambio para mejor vendría de los rebeldes de ese submundo. La vergüenza que ellos sentían por la indiferencia de su mundo era la única virtud que poseía aquella realidad.

A modo de ilustración, el mentor de Roads le llevó a ver el nivel más alto de la ciudad. Allí había una opulencia inimaginable, con castillos hechos de arcos iris y jardines tan bonitos que se quedó sin poder hablar. El mentor de Roads dijo que ese nivel no era todo ilusión holográfica, sino más bien una mezcla entre realidad e ilusión. La mayor parte de lo que se veía era realidad cuidadosamente fabricada con suelos sintéticos y otras técnicas y una pequeña parte eran hologramas y otros trucos de alta tecnología. La gente que vivía en ese nivel era inmensamente rica. Pasó una familia andando y todos tenían relucientes auras de múltiples colores. A los ojos de Roads, parecían dioses, pero su mentor dijo que era el resultado de una manipulación genética muy avanzada y muy cara, el equivalente en aquella realidad de los simples lifting de Beverly Hills.

Entonces Roads y su mentor fueron a su destino final en aquella realidad: un encuentro social en uno de los palacios del nivel más alto. Cuando observaba a las personas congregadas, Roads se dio cuenta de que algunas no eran humanas, sino humanoides grises. Llevaban un disfraz holográfico con el que parecían personas normales. Aquellos seres grises eran los pastores de aquella realidad. Manipulaban la sociedad entera desde el nivel más alto, manteniendo a todo el mundo en la miseria, ya que eso creaba la energía emocional de la que se alimentaban. Estaban en la cima de la cadena alimentaria de aquella realidad pero, según el mentor de Roads, ellos también eran perdedores, ya que su cosecha negativa les mantenía atrapados en la bajeza espiritual. En aquella realidad, todos eran perdedores. Los seres grises no creaban aquella realidad, sino que eran oportunistas que se aprovechaban de la codicia reinante en ella. Simplemente se habían colocado en la cima de la cadena alimentaria emocional. El mentor de Roads le dijo que mientras la codicia y la indiferencia formaran parte de la conciencia humana, se crearían realidades como aquella. Todos creamos nuestra realidad, y aquella era sólo una de entre un número infinito de realidades, una que los seres humanos de hoy experimentarán en unos trescientos años. Roads pensó que era irónico que los seres humanos, que son seres hechos de amor y luz, pudieran crearse una realidad de esa clase.

Es fácil reconocer elementos de aquella realidad tipo Blade Runner en el mundo actual. Algunos de los ingenieros genéticos actuales intentan conseguir exactamente la fábrica lechera que había en aquella realidad, y las condiciones en las que se crían los animales en nuestras granjas fábrica tampoco son muy diferentes a las de aquella realidad. Muchos de los infiernos urbanos de nuestro mundo pueden competir perfectamente con los de aquel mundo. Los disfraces holográficos, la noción de llevar a la humanidad como un rebaño de ovejas y el concepto de alimentarse de las emociones negativas de las personas, todo esto queda descrito en la literatura mística actual; son fenómenos que están ocurriendo ahora mismo, en la Tierra. La ideología económica dominante, el capitalismo, está basada en la codicia y actúa de manera cada vez más abierta, hasta el punto en que la Casa Blanca está ocupada por unos auténticos bandidos. Además, es casi seguro que George Bush hijo y sus amigos no son más que títeres al servicio de unos titiriteros ocultos que actúan en segundo plano. Estos nunca asumen las consecuencias de lo que hacen sus títeres; simplemente cambian a nuevos títeres cuando los anteriores se rompen o dejan de ser útiles.

Después de esa experiencia horrorosa, Roads estaba preparado para algo más agradable. Su mentor y él visitaron otra realidad en el mismo punto temporal que la anterior, pero en la que los habitantes habían elegido el amor. A medida que descendían en esta otra realidad, el ambiente mismo irradiaba paz y alegría, algo que se debía, según el mentor, a la energía de amor que irradiaban los seres de esa realidad. Cuando entraron en una ciudad, los árboles que bordeaban la calle parecían piceas pero tenían agujas plateadas. Roads pensó que eran árboles artificiales, pero emitían una fuerza vital demasiado fuerte y Roads se acercó a un árbol para examinarlo. Vio que las agujas se mecían lentamente, como si fueran tentáculos de anémona de mar. Su mentor confirmó que el árbol era el resultado de intervención genética y que, efectivamente, había ADN de anémona de mar. La intervención, sin embargo, se había hecho con el consentimiento del árbol. Esa realidad, entonces, también conocía la ingeniería genética, pero se aplicaba con total respeto hacia las formas de vida implicadas y con su consentimiento. Los árboles disfrutaban del movimiento que proporcionaban sus sedosas agujas plateadas.

Cuando visitaron la realidad tipo Blade Runner, Roads y su mentor eran seres fantasmales invisibles para los habitantes de aquella realidad. En esta nueva realidad amorosa, en cambio, la gente sí los veía. Además, como el mentor de Roads venía regularmente, era un viejo conocido. Un grupo de adolescentes invitó a Roads a visitar su escuela. A simple vista, los adolescentes tenían el mismo aspecto divino que las personas ricas de la realidad Blade Runner, pero no necesitaban medicamentos, manipulación genética ni muletas holográficas. Estaban muy desarrollados, tanto espiritual como mentalmente, y el amor incrementaba sus habilidades espectacularmente.

Para ir a la escuela, los adolescentes llevaron a Roads y a su mentor al equivalente en su ciudad de un autobús. Parecía un arco iris circulando por la calle. Nada más subir Roads, el vehículo arrancó. Respondía a su mente: le llevaba adonde y tan rápido o tan lento como él quisiera. En un mínimo de tiempo llegó a su destino. La escuela estaba en un parque. El césped lo conformaba un tipo de helecho que olía ligeramente a limón y no necesitaba cortar. El área emitía una sensación de tranquilidad, como si fuera un ambiente específicamente inducido. Dentro del parque había un gran edificio en forma de cúpula. Era la escuela, y los adolescentes invitaron a Roads a entrar. Los adolescentes se tumbaron en camas que se adaptaban a su cuerpo. Entraron en un estado meditativo y entonces su educación era transmitida directamente a su cerebro. El cuerpo entero estaba involucrado en el aprendizaje, cada célula participaba en el proceso. Los estudiantes experimentaban lo que aprendían, y aprendían cincuenta veces más rápido que los estudiantes en las escuelas de hoy. Así, por ejemplo, un niño de seis años ya lo sabía casi todo sobre el cuerpo humano y sobre cómo estar sano.

Al principio Roads no se lo creía al principio, pero vio que los estudiantes gozaban todos de una salud física perfecta. Viendo su asombro, el mentor le dijo que no comparara esa realidad con la de este mundo e hizo un comentario que casi resume esta web:

 

“Estás viviendo en un tiempo en el que el gran potencial de muchos individuos es suprimido. El nivel de enfermedades, guerras, hambrunas y sufrimientos que tu pueblo padece es mayor que en cualquier momento de vuestro pasado histórico. Todos los verdaderos genios que desarrollan los medios para una salud holística y una abundancia mundial de comida son perseguidos, ridiculizados y controlados por la codicia corporativa omnipresente y la realidad de consenso. Sin embargo, como siempre, a mayor supresión, mayor la explosión resultante... Vives en un tiempo de grandes cataclismos, un tiempo de movidas explosivas en la conciencia. Esto se ve ambientalmente en la velocidad inaudita con la que cambian las cosas. El tiempo en el que vives será el factor determinante de tu próxima realidad. Parte de tu humanidad reencarnará en la realidad que visitamos antes, parte encarnará aquí. La gran mayoría, sin embargo, probablemente encarnará en una realidad que es la continuación de vuestra realidad actual” (véase Roads, Into a Timeless Realm, p. 227).

 

En la realidad maravillosa que Roads visitó no había enfermedades ni hospitales. El término utopía se queda corto a la hora de describir esa realidad, y eso que Roads sólo vio una parte pequeñísima. Luego el mentor llevó a Roads a un bosque fuera de la ciudad. Roads ha tenido muchas experiencias místicas increíbles; ha comunicado con la naturaleza y con toda clase de conciencia, pero la experiencia que tuvo con ese bosque fue algo que ni un dibujo animado de Disney podría describir. Había pájaros y mariposas volando por doquier, pululaban los espíritus de la naturaleza, y los árboles hablaban con él. El planeta entero tenía una red de autopistas en forma de arcos iris que conectaban las ciudades con las granjas y las granjas con la naturaleza. Los arcos iris eran sólo una forma de transporte. La forma de viaje más común para los recorridos de larga distancia era una clase de burbuja enorme hecha de energía electromagnética; toda persona de más de seis años tenía una. Como el "autobús" de la ciudad, la burbuja llevaba al “conductor” adonde quisiera ir obedeciendo a su mente.

El último sitio que visitaron fue una granja. Como en la realidad Blade Runner, los procesos de la granja estaban automatizados, pero no era lo mismo. Cuando los cereales eran cosechados, casi saltaban a la cosechadora, y los granos emitían una sensación profunda de satisfacción. Los campos eran protegidos por burbujas similares a las que servían para viajar, pero más grandes. Cubrían hasta varios kilómetros cuadrados y en su interior creaban unas condiciones ambientales de temperatura y humedad perfectas, dejando las tierras lindantes totalmente intactas. Aunque las burbujas estaban hechas de energía electromagnética y eran casi invisibles, ni el más fuerte tornado habría podido hacerles una abolladura. En esa realidad no había animales de compañía, pero los seres humanos y los animales podían ser compañeros si ambos lo querían. Por supuesto, en esa realidad todo el mundo era vegetariano. Ningún animal era maltratado o matado por el hombre.

[12] Véase Richard Bach, Illusions, p. 92.

[13] Véase Jane Roberts, The Individual and the Nature of Mass Events, p. 277.

[14] Véase Jane Roberts, The Individual and the Nature of Mass Events, p. 277.

[15] En su libro Cradle to Cradle, William McDonough y Michael Braungart enfocan el tema de la producción y los desechos desde una perspectiva 'de cuna a cuna'. Las recientes aplicaciones de la depolimerización térmica suponen un pequeño paso en esa dirección.

[16] Cradle to Cradle, de William McDonough y Michael Braungart, está impreso en plástico reciclable.

[17] En Miracle in the Void, Brian O’Leary examina este proceso.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver al inicio (la dirección en Internet de mi página web es http://www.ahealedplanet.net/homesp.htm).